tips para implementar la disciplina positiva en casa

26 Mar, 2019

tips para implementar la disciplina positiva en casa

Disciplina Positiva

 Educar niños responsables, respetuosos y capaces es el objetivo de la disciplina positiva

La Disciplina Positiva me ha parecido todo un descubrimiento como ya conté en otro post que escribí hace tiempo y considero que hoy en día todos tenemos acceso a información muy valiosa y debemos aprovecharla. Hoy en día se sabe mucho sobre los tipos de crianza y sus consecuencias, la Disciplina Positiva sin duda me ha marcado, creo que cada día la gente se conciencia más de la importancia de la educación y sobre todo de la etapa de primera infancia, que es cuando los niños son más vulnerables y cuando forjan su personalidad.

Para empezar a adentrarte en este fantastico mundo de la Disciplina Positiva te recomiendo que asistas a un taller impartido por profesionales cualificados y que leas.

Ocho tips para implementar la disciplina positiva en casa:

  1. Implicar al niño
    1. En la creación de rutinas. Los niños aprenden por repetición e imitación y las rutinas les ayudan a adelantar lo que va a suceder. Con las rutinas estarán más tranquilos y sabrán que les toca hacer en cada momento.
    2. Con el uso de opciones limitadas. Tener opciones les da la oportunidad de elegir, disfrutan ayudando y sintiéndose parte de las opciones. Les da poder y se sienten capaces
    3. Dándole oportunidades para ayudar. A los niños pequeños les cuesta acatar ordenes, sin embargo siempre podemos cambiar esa orden por “me ayudas a…”
  2. Enseñar respeto siendo respetuoso. Somos sus modelos a seguir y si somos respetuosos ellos lo serán, sus neuronas en espejo funcionan muy bien.
  3. Utilizar el sentido del humor. Darle un toque de humor siempre viene bien para afrontar las cosas de otra manera, ¿a quien no le gusta reírse?
  4. Entrar en el mundo del niño. Debemos tener en cuenta la edad del niño y comprender lo que puede o no puede hacer acorde a su edad o su nivel madurativo. No se les puede exigir lo mismo siempre. Hay que empatizar con ellos, comprender sus emociones y validarlas con palabras.
  5. Decir lo que se quiere decir y mantenerlo con cariño y firmeza. Hay que ser consecuente con lo que decimos y con como actuamos. Siempre es mejor callarse a tiempo
  6. Ser paciente. Los niños están en un proceso de aprendizaje y debemos ser pacientes y darles el tiempo que necesitan para aprender.
  7. Actuar, no hablar y supervisar de cerca. Es mejor demostrar con acciones que con palabras, los niños lo entienden mejor. Hasta los cuatro años siempre necesitan vigilancia, suelen ser impulsivos.
  8. Aceptar y valorar la singularidad del niño. Cada niño es un mundo y tiene su ritmo de aprendizaje y su manera de ser, debemos valorar que esperar de cada uno de ellos, nunca generalizar

 

Fuente: Libro Disciplina positiva para preesolares. Jane Nelsen, CHeryl Erwin y Roslyn Ann Duffy

 

Puedes compar el libro en este enlace: https://amzn.to/2JBvtZj

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.