Temperatura corporal del bebé

26 Dic, 2011

Temperatura corporal del bebé

Los seres humanos evolucionaron en un clima cálido en el que el control de la temperatura corporal no era un problema grave. Sin embargo, al conocer nuevas tierras, nuestros antecesores descubrieron una variedad de temperaturas extremas y tuvieron que idear nuevas formas de evitar los climas abrasadores y gélidos. Los adultos lo consiguieron gracias a su inteligencia, poniéndose más ropa para mantener el calor o colocarse a la sombra para estar frescos. Un recién nacido no es capaz de adaptarse de esta manera, y por ello depende de la ayuda de sus padres.

TEMPERATURA CORRECTA
Todos los bebés son vulnerables a las dificultades climáticas, y por ello es importante conocer sus necesidades. La más importante es la “temperatura termal neutral”, el nivel en el que un bebé puede mantener su temperatura corporal realizando el mínimo esfuerzo. Si el bebé está desnudo, esta temperatura debe alcanzar los 32ºC; sin embargo, si está tapado por una manta, ésta disminuye hasta los 24ºC. En unas semanas, el bebé empieza a mejorar el control de la temperatura corporal y, si está bien tapado, puede soportar temperaturas ligeramente más bajas, como 21ºC.

GRASA PARDA
Los bebés tienen un mecanismo especial para controlar la temperatura: la grasa parda. Al nacer, este tejido supone el 5% del cuerpo del bebé y está situada en la espalda, hombros y cuello. Si el bebé comienza a sentir frío, desprenderá calor a través de procesos químicos especiales.
A medida que el niño crece y desarrolla otras formas de evitar el enfriamiento, la grasa parda se transforma, de forma paulatina, e grasa normal y corriente.

CALOR EXCESIVO
Hay varios factores que contribuyen a que el beb´´e esté excesivamente caliente. si esto ocurre, intentará librarse instintivamente de lo que le produce calor. Es posible que empuje una manta con las piernas, pero si la manta está demasiado ajustada al colchón, puede suponer un problema para él, ya que no podrá desplazarse hacia un lugar más fresco. Si llora con todas sus fuerzas para avisar de que algo falla, este llanto hace que aumente más su temperatura corporal, ya que la liberación de energía calienta su metabolismo. La ingesta de leche caliente también hará que pase más calor.

ENFRIAMIENTO
La sensación de frío es otro obstáculo que se encuentra un recién nacido. Uno de los problemas estriba en que no siempre es fácil adivinar el problema; si está profundamente dormido, su metabolismo reacciona lentamente a la bajada de temperatura corporal. Sólo siente el frío cuando empieza a despertarse. De este modo, cuando los padres se dan cuenta, su cuerpo ya está frío. Un problema añadido es que los bebés no son capaces de tiritar cuando sienten frío.

BEBÉS PREMATUROS
El riesgo de enfriamiento es mayor en el caso de bebés prematuros, pues aún no han desarrollado las capas de grasa parda, fundamentales para mantener el calor. Por esta razón, un bebé puede enfriarse rápidamente si la habitación no está cálida. Las incubadoras que se utilizan para bebés prematuros mantienen una temperatura de 32ºC.

Baby (Desmond Morris)

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.