¿Mi bebe tiene Ansiedad por separación? La época de “mamitis”.

2 Ago, 2018

¿Mi bebe tiene Ansiedad por separación? La época de “mamitis”.

¿Mi bebe tiene Ansiedad por separación? La época de “mamitis”.

Alrededor de los 7 u 8 y hasta los 10 meses de edad del bebe, podemos notar un cambio drástico del niño que hasta entonces era sociable y risueño a no querer separarse de su mama o papa, tener miedo a los desconocidos y llorar desconsoladamente cuando los pierde de vista. No les ocurre a todos los bebes, pero en caso de que le ocurra debéis comprender que es parte de su desarrollo. ¿Por qué a esta edad? Pues puede resultar chocante en un niño que antes sonreía y jugaba con todo el mundo, que ahora no quiera más que estar en brazos de mama, y rechaza las atenciones de cualquier persona aunque sean miembros de la familia o hayan estado en contacto habitual con él bebe llorando desconsoladamente. Además reclamara más atenciones que hasta ahora.

¿Por qué?

Hay que tener en cuenta que él bebe empieza a tomar conciencia de su independencia entorno a los 7 u 8 meses lo que le hace sentir inseguro, por primera vez esta descubriendo que no forma parte de su mama. Le encanta ser independiente y autónomo pero a la vez puede crearle inseguridad, al final la ansiedad por separación se crea por un miedo a quedarse solo, los bebes no tienen una percepción espacial ni temporal, si sus padres desaparecen de su campo visual aunque sea un momento, se sentirá solo y le producirá miedo e inseguridad, aun no comprende que son solo unos instantes.

En esta etapa de bebe el vínculo papas-bebe es fortísimo, le cuidáis, le dais protección y por consiguiente se siente a salvo y tranquilo, el resto de la gente no le aporta más que desconfianza y no querrá que se acerquen ni que le toquen.

¿Cómo podemos ayudarle en esta etapa?

En primer lugar debemos ser unos padres muy comprensivos, es una etapa complicada para él bebe pero también para los padres porque él bebe les reclamara cada vez que no les tenga a la vista, además dormirá y tendrá despertares nocturnos que ya habíamos superado, pero tenemos que entender que es un comportamiento natural y que como todo, pasa. El no ver a su madre hace que él bebe se sienta abandonado y que por lo tanto su existencia corra peligro, él bebe vive esta experiencia de forma totalmente real, por lo que hay que proporcionarle todo nuestro apoyo y cariño, además se está formando su personalidad y este es un punto importante para ello.

Si queremos sobrellevar esta etapa lo mejor posible estudiaremos que situaciones inquietan más al niño y le iremos exponiendo de forma gradual a ella, empezando por las que menos ansiedad le producen hasta llegar a las que más.

A modo de ejemplo podéis tomar la entrada en la guardería en los niños y bebes, al principio y durante la primera semana al niño solo se le lleva 30 minutos, los primeros días entran y están con los padres en el aula, y paulatinamente se les va llevando hasta que están la jornada completa solitos y contentos.

A los bebes desde los 7 meses aproximadamente no les gustan que desconocidos les cojan y  toquen. Una forma de acostumbrarles a la gente es hacerlo en un entorno familiar, siempre con nosotros delante y respetando sus deseos de acercarse o no a la gente. Podéis hacer una merienda en casa, por ejemplo, o en un entorno en el que el niño se sienta seguro y no cogerle invadiendo su espacio, dejando que de forma natural se relacione y compruebe que detrás de los padres hay experiencias divertidas y sorprendentes.

Si tenéis que ir a trabajar y debéis dejarlo con alguien, lo ideal sería que tuviera un cuidador/a de confianza, la abuela, una tía que le proporcione tranquilidad, pero como en ocasiones no es posible, si este es el  caso es conveniente que el proceso se realice de poco a  poco, igual que en el ejemplo anterior, cuando los bebes y niños empiezan el primer año de guarde. Es conveniente que siempre sea el mismo cuidador para no generar más ansiedad y debe estar tiempo antes cuidando de él  mientras vosotros estáis en casa para que se familiarice.

Además es importante que antes de salir de casa os despidáis de él, le costará ver como os vais, seguro que llora, pero hay que adquirir un habito de despedida por que si solo “desaparecéis” le generará incertidumbre y angustia. Haced una despedida con besitos y abrazos aunque llore al principio, pero entenderá tarde o temprano que siempre regresáis. No estoy a favor de las mentiras a los niños si sabemos ser pacientes y tenerles en cuenta él se habituara a la situación y despedida y en unos días se habrá normalizado la situación.

Carlina Jimenez

www.enfermeradebebes.es

info@bebesalus.com

https://www.instagram.com/bebesalus/

https://www.facebook.com/bebesalus/

 

 

Deja una respuesta

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.